Martes, 23 de Octubre de 2018
img

Franco afirma que Argentina y Brasil venden nuestra energía

Paraguay debe hacer valer su derecho en Yacyretá cuando se cumpla este 27 de marzo los 40 años del tratado, afirma el expresidente Federico Franco. En esta entrevista, el exgobernante dice sospechar que Argentina y Brasil se reparten energía hidroeléctrica paraguaya a través de un conversor que construyeron en el lugar conocido como Garabí cerca del río Uruguay, entre la provincia de Corrientes y el estado de Río Grande do Sul.

–¿Cuál es su inquietud en el tema Yacyretá?

–El 27 de marzo se cumplen 40 años del intercambio de las notas reversales de Yacyretá, entre Stroessner y Perón, en 1974. A partir de esa fecha estamos autorizados por el tratado, anexo C capítulo IX, a revisar el tratado.

–Se dice que los argentinos ya dan por revisado por la famosa nota reversal de 1992 que Paraguay firmó...

–Es cierto. Esa nota reversal del 92 fue firmada por el entonces embajador Dido Florentín previo dictamen de aquella comisión integrada por Canese, Rodríguez Silvero, Alcides Jimenez y otros. Pero fue rechazada por el Congreso. Argentina lo sabe porque el entonces canciller Luis Ramírez Boettner comunicó por nota al embajador argentino. Por lo tanto, no tiene vigencia. Esa nota fue el perjuicio más grande que quisieron cometer contra el Paraguay. Fue la traición más grande que cometieron los paraguayos que firmaron. Además fue una violación del tratado, que establece que la revisión debe hacerse a los 40 años, o sea, a partir de este 27 de marzo.

–¿Por qué es tan polémica esa nota del 92?

–Es una nota que redactaron los argentinos, donde se baja el precio del kilowatt/hora de 0,50 a 0,30 y se congela el precio por 54 años, hasta el 2048. Los distintos presidentes firmaron un decreto de aprobación de lo actuado en la nota reversal del 92, inclusive el presidente Fernando Lugo. Yo no firmé. Espero que el presidente Cartes tampoco lo haga. Para es, repito, el peor perjuicio, la peor entrega de la soberanía nacional de la historia del Paraguay.

Un informe de auditoría de Argentina revela que nuestro socio en Yacyretá consumió 12 millones 286 mil 516 megawatt hora en el 2002, el 99,6% de toda la energía producida. Y ¿qué hicieron los paraguayos que firmaron la nota reversal de 1992? Rechazaron el pago que establece el tratado por cesión de energía. O sea, 25 años el Paraguay dejó de percibir para permitir el desarrollo de Buenos Aires, sin recibir nada a cambio.

Otra cosa, el 80% del territorio inundado por Yacyretá es paraguayo. Por una fórmula polinómica nos corresponde un resarcimiento por territorio inundado. Por la nota reversal del 92, Argentina establece que el aporte argentino no va a ser aporte sino préstamo. La nota reversal del 92 establece condiciones absolutamente perjudiciales para el Paraguay. Es una nota por la cual se ultraja al país en su posibilidad de crecimiento y desarrollo. Finalmente se cambia la modalidad. Lo que era potencia pasa a ser energía efectivamente utilizada...

–¿Qué significa?

–En términos sencillos. Paraguay vende a Brasil potencia. A Argentina le vende energía, es decir, Argentina paga solo por energía consumida (desde el momento en que se prende la luz o un aire acondicionado), no por la potencia. Un ejemplo, un smartphone tiene varios usos (internet, música, whatsApp, fotos) pero solo le cobran por el uso de teléfono, no por la capacidad que tiene el aparato. Argentina tiene que pagarnos por potencia, no solo por energía consumida. Otra cosa, Yacyretá nunca tuvo un director paraguayo al mando, aunque el tratado establece que la dirección tiene que ser en forma alternada. Aparte, todos los documentos están en Buenos Aires. No hay manera de auditar, de controlar por los paraguayos.

–Ni siquiera estamos hablando de la deuda...

–No hay elementos para justificar la supuesta deuda. Paraguay no debe un centavo. Es un despropósito que se diga que hay una deuda con Argentina. Si hubiera existido, hace rato esa deuda quedó cancelada por el lucro cesante, por la cesión de la energía, por la oportunidad de negocios que el Paraguay perdió al no percibir por estos puntos que están establecidos en el tratado.

Lo de Yacyretá definitivamente es una cuestión jurídica. En todo caso, el efecto económico de la supuesta deuda es por causa del incumplimiento del tratado. En ningún caso se tiene que hablarse de Corpus ni de Añacuá hasta tanto termine Yacyretá y se aclare el estado financiero. Nosotros reclamamos que se electrifique a 500 Kv. Hoy es de 220. En mi gobierno se llamó a licitación. Se hizo la adjudicación. Ojalá el Congreso apruebe lo antes posible el crédito. Ahí va a llegar la verdadera soberanía. Mientras Paraguay no use toda su parte de la energía que le pertenece, siempre van a poner a prueba nuestra independencia. Por otro lado, tenemos que conseguir venderle a Uruguay en iguales condiciones que la que la Argentina le cobra al Brasil.

- Hay muchas reivindicaciones...

- Hay muchas cosas más todavía, como aquella decisión inconsulta de alzar la cota a más de 83. Llevaron la cota a 83,6. Nosotros nos plantamos.

–¿Así en forma arbitraria?

–Absolutamente. Inclusive fueron militares de la Armada a observar in situ. Esto pudo llevarnos a una serie de situaciones...

–¿Hubo un incidente?

–Un incidente menor. Exigimos por nota al representante argentino, al señor Thomas, para que baje la cota al nivel que correspondía. Y así se hizo. Tenemos la nota de respuesta... Pero hay otras situaciones que no son muy claras.