Miércoles, 21 de Noviembre de 2018

Será todo desastroso si la sociedad termina por renunciar a la solidaridad

Leonardo Klinkert es un pensador argentino, economista, sociólogo, profesor honoris causa de varias universidades de EE.UU. y de América Latina, creador de la “Gerencia Social”, considerado una autoridad en materia social, autor de 31 libros traducidos a varios idiomas. Asesora a la ONU, OMS, UNICEF, UNESCO, BID como especialista en desarrollo social. En esta entrevista, realizada en Washington, Klinkert aborda el tema del preocupante aumento de la pobreza en el continente, incluida en la agenda de todas estas organizaciones internacionales conscientes de la gravedad del problema. Es imposible resumir en pocas palabras las importantes reflexiones de Klinkert, si bien remarca que la clave para los países pobres sigue siendo la misma: educación y salud.

 

_¿Qué fue lo que impulsó a los organismos multilaterales a tratar directamente el tema de la pobreza?

_Luchar contra la pobreza no es solo ayudar a los pobres, sino sobre todo asegurar el crecimiento económico sostenido y la estabilidad política democrática.

_Antes, hablar de pobreza equivalía a ser tildado de comunista.

_Es evidente que es un tema universal, que está más allá de todas las ideologías. Tiene una dimensión humana. Está en el centro del escenario y apeligra la calidad de vida de toda la sociedad.

_Ese interés de los organismos multilaterales hacia el campo social es nuevo, aparentemente. No se le daba mucha importancia en el pasado.

_Todo el tema social se ha transformado con el correr del tiempo en algo crítico para toda América Latina. Las cifras son claras. La pobreza ha aumentado en forma significativa desde los '80. Tanto los gobiernos como los organismos internacionales se han inquietado profundamente porque además tiene impactos que comprometen el desarrollo económico y la gobernabilidad democrática.

_La democratización, la reducción del aparato del Estado, las privatizaciones, ¿no solucionaron el problema?

_Eso automáticamente no soluciona de ninguna manera el problema de la pobreza. Es necesaria una política social agresiva de los países, una con mayúsculas: la gran política social. Y en eso, América Latina tiene una asignatura pendiente.

_Pero ese final del túnel que decían era liberalizar y privatizar todo, ¿esa fórmula no funcionó?

_No es eso. El desarrollo es mucho más complejo que trasciende lo puramente económico y que tiene que ver con lo social y lo político. Hay que fomentar políticas que ayuden a generar empleos. Una política seria es por ejemplo el apoyo a las pequeñas y medianas empresas.

_Los políticos siempre prometen fomentar...

_Es que no tienen que ser solamente deseos. Debe ser una campaña a nivel práctico. Darle acceso crediticio, tecnología avanzada, entrenamiento. El apoyo a la pequeña y mediana empresa fue decisivo para el desarrollo económico y social del Japón.

_Estas políticas de los fines de los '80 fueron incompletas. La reducción del aparato del Estado ¿no fue la fórmula?

_No funcionan los extremos. Los resultados son absolutamente dudosos. Es necesario superar los dos polos y marchar hacia un Estado reducido pero fuerte, eficiente y concertado con la sociedad civil. A los países que les va mejor en el mundo tienen un Estado fuerte, pero concertado con los civiles.

_¿Qué debe hacer un Estado como el Paraguay, que tiene todavía casi todas sus empresas estatales en su poder?

_El Estado debe concentrar su fuerza y su energía en el campo social. Es decir, garantizar educación y salud de calidad razonable a toda la población. No puede eludir tampoco su responsabilidad en la implementación de reglas claras en el sistema jurídico destinado a eliminar la corrupción. Es central su función social.

_Educación y salud...

_El Estado debe cumplir un papel muy activo, drástico, en la educación pública y en la salud, principales instrumentos para combatir la pobreza.

_En la democracia se ha visto que los maestros han comenzado a ganar mejor, pero no se nota que se hayan capacitado para mejorar la educación.

_Hay una tendencia de desvalorizar al docente en las últimas décadas, que ha causado graves daños en mi opinión. Se lo ha manoseado mucho y no se le ha dado oportunidad de capacitarse. Ser docente en un país desarrollado es pertenecer a una de las profesiones más estratégicas de la sociedad.

_¿En qué gastan más los gobiernos de América Latina?

_La situación es heterogénea. Pero es claramente insuficiente el gasto en el campo de la educación. Costa Rica es el que tiene mejor récord de calidad. En la Constitución introdujo una clausula por la que el gasto en educación nunca podrá ser menos del 6% del producto bruto nacional. Se está autoobligando para el futuro. Ellos piensan que la educación es demasiado importante como para dejarla librada a recortes, ajustes.

_¿Por qué los niños desertan?

_Eso está absolutamente ligado a la pobreza. Los niños trabajan y eso no les permite mantener el currículum escolar. En Costa Rica, los niños que van a la escuela reciben un seguro médico. Entonces ese es un incentivo muy importante para los padres. Aparte se les dan dos comidas (desayuno y almuerzo) en las escuelas. Estas son políticas sociales bien concretas para luchar contra la deserción. Tienen alimento y cobertura médica financiados totalmente por el Estado. Es un Estado que pone a la educación como prioridad.

_Sin embargo, otros le van a discutir. Van a decir que el problema es el desempleo.

_Cuanto más educación haya, esto es pura ganancia. Está comprobado en América Latina que si crece la educación, se mejoran las posibilidades de ingreso. En términos del país, si mejora la mano de obra calificada, claramente mejoran las posibilidades del país. La educación por sí sola no genera automáticamente trabajo. Tiene que formar parte de una política social agresiva que está generando fuentes de trabajo. Es un círculo virtuoso que hay que crear.

_El caso de Chile siempre sacan a relucir los analistas cuando justifican un modelo de economía de mercado. Se habla de virtuosismo de Chile, pero contrasta con la gran brecha que hay ahí entre ricos y pobres.

_Históricamente, Chile nunca tuvo tan altos niveles de pobreza como en ‚poca de Pinochet. Aumentó del 20% al 40% de la población. En la democracia, con Aylwin y después Frei, ellos han reducido el número de pobres de 4 millones a 2.500.000, una reducción muy importante. Pero sigue la inequidad...

_Los organismos multilaterales también basaban su estrategia para el desarrollo en el control de la inflación, pero tampoco eso detuvo la pobreza. No resultó.

_No basta solo lo económico. Pero también tiene que haber una política social agresiva. La inequidad hace que a la gente pobre y a las clases medias en situación crítica no les llegue el progreso.

_¿Cómo se identifica la pobreza?

_Hay varios indicadores. Cuando se dice que la gente está por debajo de la l¡nea de la pobreza se está diciendo básicamente que sus ingresos no alcanzan para satisfacer las necesidades básicas: nutrición, educación, vivienda, vestimenta, agua potable, alcantarillado. Cuando la gente no logra comprar los alimentos mínimos que necesita se dice que está en pobreza crítica. La pobreza crítica creció mucho en América Latina.

_¿Qué efectos tiene la pobreza en la gente pobre?

_En la pobreza crítica, por ejemplo, la gente no se alimenta. A medida que pasa el tiempo le produce a la persona varios perjuicios, por ejemplo, el nacimiento de bebés desnutridos con el peso y tamaño menor que el que deberían tener. El 41% de la población latinoamericana padece de algún grado de desnutrición. En el Brasil, el 50% de la gente que va a los hospitales tiene el 51% de desnutrición. Es un problema de hambre.

_¿Cómo se puede interesar a la gente con mucho dinero a invertir en educación y salud? En EE.UU. parece muy fácil. Hay donaciones impresionantes.

_Claro, claro. En los países desarrollados hay una política fiscal que fomenta las donaciones. Eso promueve que las empresas y las personas acaudaladas donen dinero.

_Hace poco, Turner, de la cadena CNN, donó mil millones de dólares a la ONU.

_Ese es uno de los pocos casos de grandes donaciones de interés social. Ted Turner donó los mil millones para programas humanitarios.

_Sorprendió a todo el mundo.

_Y además subrayó al hacer esa donación que su ejemplo sea seguido por otras personas muy acaudaladas. Entonces es de esperar que este mensaje sea atendido y recogido en América Latina.

_Habrá dudado mucho para hacer lo que hizo.

_Seg£n narran las crónicas periodísticas, Turner dudó mucho para entregar tanto dinero, pero que después de hacerlo se sintió maravillosamente bien y ya no tuvo ninguna duda de que había hecho lo correcto.

_Hay otro millonario también...

_Soros, George Soros. El ha creado una serie de fundaciones en diferentes países del mundo para fines humanitarios en los que ha invertido una buena parte de su dinero producto de los negocios. Ahora acaba de hacer una donación de 500 millones de dólares en Rusia.

_¿Usted conoce casos en América Latina?

_En América Latina hay llamados permanentes, especialmente de la Iglesia Católica, dirigidos a los sectores empresariales a asumir una mayor responsabilidad social. Hay ejemplos sueltos importantes, pero claramente se necesita muchísimo más.

_Son casos extraordinarios...

_Uno de los peligros mayores es que hay una tendencia creciente a insensibilizarse del problema. Hay un razonamiento equivocado. Se dice que la pobreza es inevitable y que siempre va a haber muchos pobres. La Iglesia Católica ha salido al paso de esto y ha dicho que la pobreza no es inevitable y que esa es una mentira.

_¿Quién dice? Teóricamente, la pobreza es un mal que nos viene del pecado original.

_Pero no en estas proporciones o algo que se le parezca. Además, la Biblia está llena de llamados a luchar por la justicia social, mejorar la situación y eliminar la pobreza. Dice textualmente en una parte uno de los profetas principales: ``No habrá pobreza entre vosotros''. Es del libro de Jeremías.

_¿Qué quiere decir?

_Es un mandato que interpretado es: ``Traten de que no haya pobres entre vosotros''. Ese es el mensaje de la Biblia. Entonces eso que se piensa de que no hay remedio no es verdad. Hay que promover la educación y salud, y nunca renunciar a la solidaridad. Cuando nuestra sociedad termina por renunciar a la solidaridad, será todo absolutamente desastroso.

_Solidaridad dicen que hay solo entre los pobres y que eso es lo que mitiga todos sus males.

_Es absolutamente real. Lo que se plantea es que debe haber mucha más solidaridad, que no sean solamente donaciones, sino comprometerse en políticas económicas y sociales que mejoren las oportunidades para todos.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Asunción, 2 de noviembre del 2007