Martes, 23 de Octubre de 2018
img

“No se puede repartir lo que no hay”, afirma nuevo ministro

 “El que trabaja, que salga adelante (...) No se puede repartir lo que no hay y no se puede gastar a cuenta. Tarde o temprano le van a pasar la factura”, afirma el nuevo ministro de Industria y Comercio, Gustavo Leite. El plan del gobierno de Horacio Cartes es generar entre 70.000 y 80.000 empleos formales por año en industrias, comercio y servicios, revela el secretario de Estado en esta entrevista. “El desafío es generar empleos dignos. Es la gran meta...”.

–¿Es cierto que el Gobierno va a invertir 10.000 millones de dólares?

–Solo en infraestructura. Se puede más todavía. Una vez dije 32.000 millones y todos se rieron. Bueno, no quiero ser alarmista... Aquí no se tiene en cuenta lo que vamos a invertir en salud, educación, hospitales, escuelas... Hay tres líneas básicas: combate a la pobreza, crecimiento económico para la generación de empleo y reinserción definitiva del Paraguay en el mundo. Son los tres grandes pilares. Desde el MIC, tenemos fomento y regulación. Paraguay es un secreto poco vendido.

–“Es el tesoro mejor guardado de América”, dijo el Presidente...

–Y es así. Creo que todos estamos de acuerdo en que se dilapidó mucha plata en nombre del combate a la pobreza. A pesar de eso, somos primeros productores de energía per cápita. Hay países que gastan fortunas y no tienen energía. Entonces, cuando vamos al mundo a decir que vengan a invertir al Paraguay, les remarcamos que tenemos energía abundante y barata, algo que otros países no lo pueden decir.

–La infraestructura atrasada es el problema.

–Hay que sincerarse. El enfermo, para curarse tiene que admitir que está enfermo. Estamos atrasados y faltan fondos para acometer en infraestructura. Por eso invitamos a invertir. Estamos generando la ley de asociación público-privada, que incorpore no solo al sector rutero sino a todo lo que sea infraestructura, hasta hospitales y colegios.

–El Presidente dijo que no importan las ideologías para atacar la pobreza, cuando le respondió a un periodista cubano...

–Respetando las ideologías de los vecinos, él opta por la generación de riqueza como paso indispensable para poder atender a la gente que tiene menos.

–¿Cuál es la diferencia de concepto en la estrategia de los países bolivarianos y Cartes?

–La propia China define como “socialismo de mercado” o “capitalismo de Estado”. Son dos caras de la misma moneda. China tiene un programa vigoroso de crecimiento económico que atiende a 1.300 millones de habitantes, pero es consciente de que tiene que generar crecimiento económico. El comunismo puro fracasó porque se olvidó de la competitividad. Creyó que había que usar nomás los recursos que tenían los países...

–En Europa se deprimió el “Estado del Bienestar”, tan promocionado...

–El Estado del Bienestar es fantástico. Es lo ideal. Pero quienes lograron el Estado del Bienestar son los países nórdicos (de Europa). Nunca gastaron más de lo que podían producir. Pero fíjese en el sur de Europa. ¿De qué sirve el Estado del Bienestar si media Europa está quebrada?

–¿A qué se debe el fenómeno, en su opinión?

–Falta de competitividad, el justo equilibrio, es algo que los paraguayos no tenemos que olvidar.

–Se refiere al subsidio...

–El subsidio no es malo per , pero el subsidio claro, abierto, comunicado a la población como deben ser las transferencias monetarias condicionadas. El Presidente dijo que está de acuerdo en que hay que ayudar al que no tiene para que despegue. Pero en Europa se llegó a dar casos en que los peluqueros se podían jubilar a los 50 años con doble jubilación, porque supuestamente tenían una profesión riesgosa en la que se manipulan químicos. Es la exacerbación de los beneficios sociales.

–¿Cuál será el modelo de este gobierno?

–Es sencillo. El que trabaja, que salga adelante. Esa es la diferencia conceptual. No se puede repartir lo que no hay y no se puede gastar a cuenta. Tarde o temprano le van a pasar la factura...

–Claro, si no es en esta generación, en la otra...

–La cuenta hay que pagar. Eso es lo que el presidente Cartes dice y el ministro de Hacienda explica, de que tenemos que tener una disciplina fiscal que nos permita seguir creciendo. Paraguay ha sido serio en su manejo monetario y fiscal en los últimos 10 años. Eso nos permite decirle hoy al mundo: “miren el país que tengo”. Tenemos reservas dos veces y medio más de lo que debemos. Es la ventaja que vamos a explotar.

–¿Cuál es su tarea específica de entrada?

–Acelerar los procesos y los trámites para el cumplimiento de la ley. La Seam no puede tomarse dos años en hacer un dictamen. Eso no tiene que pasar de un mes. Vamos a terminar con la burocracia que desalienta al inversor.

–Un Estado paquidermo.

–Una de las instrucciones que recibí por escrito del Presidente es hacer eficiente el trámite de documentos. Vamos a desburocratizar todos los procesos. Vamos a revisar todos los papeleos. Queremos una tramitación electrónica de documentos. No hace falta una ley para transparentar los costos y contarle a la gente lo que es de todos los paraguayos. En 15 días tenemos que hacer un reporte y en 30 días un plan para revertir la situación de las empresas Petropar, INC, INTN. El Presidente pide que esas empresas se vuelvan rentables, que no sean una carga para la ciudadanía ni para el fisco.

–¿Cuál es el diagnóstico de buenas a primeras?

–INC y Petropar tienen problemas de deudas, ineficiencia. Se paga muy caro por el cemento. Es el más caro de América a pesar de tener uno de los yacimientos más grandes. Las empresas públicas en general son ineficientes.

–¿Pueden servir mejor o hay que despojarse de ellas?

–Sí, pueden servir mejor. Las públicas no pagan dividendos. El beneficio debe ser que no sea más una carga y que la población reciba mejores servicios, a igual costo, y si se puede a menor costo.

–¿Y Petropar?

–Qué más quisiera que como consecuencia de una buena gestión se logre la estabilidad del precio del combustible. Ese es el sueño de todo gobernante. Como supervisores de Petropar, nuestro objetivo es hacer que sea eficiente. El presidente cuando nos entrevistamos antes de mi designación me dijo que su meta es ganar la Copa del Mundo. “No quiero un mango del Estado”, me dijo, “y quiero que todos mis ministros piensen igual”.

–¿Está dispuesto a trabajar por su sueldo?

–Eso mismo me preguntó el Presidente antes de nombrarme. Le dije que . Felizmente tengo una condición empresarial que me permite. Esa pregunta les hizo a todos.

–Hay una cultura de tomar el Estado como un botín de guerra. La presión política y social ya empezó...

–El Presidente dijo en su discurso: si su gobierno no cumple: “hagan lío” como dice el Papa. Eso no quiere decir salgan a la calle a armar desorden. Él quiere que hagan notar, que denuncien si nos estamos desviando, si no estamos cumpliendo. Con este mensaje, el Presidente apunta a una contraloría ciudadana. La ciudadanía nos va a dar seis meses de prueba, el liderazgo político también. Es lógico que las voces se van a sumar para revertir el rumbo si alguien no cumple.

–Los coloradotes cuestionan a los ministros técnicos...

–Pero él mismo decía en la conferencia de prensa del viernes: Loizaga es colorado, Jiménez Gaona, Juan Afara son colorados, Cartes colorado, Gustavo Leite es colorado, Germán Rojas colorado.

¿Quién no es colorado acá?

–El ministro del Interior...

–Bueno, el ministro del Interior no es colorado, todos saben eso...

–El problema es que no son de la estructura.

–Que no seamos militantes políticos, eso es cierto. Pero pienso que el gobierno debe tener manos libres, por lo menos de entrada.

–¿Cuál es la expectativa?

–El problema es el subempleo, que no tiene seguridad social. Queremos generar entre 70.000 y 80.000 empleos formales en industria, comercio, servicios. El desafío es generar empleos dignos. Es la gran meta.

–¿Cuáles fueron los resultados del período de Lugo?

–El inversor tuvo miedo de venir. La ciudadanía votó un gobierno y está bien, pero los miedos generaron incertidumbre sobre las reglas de juego. Un sector se consideró perseguido y en peligro por el solo hecho de generar riqueza. Se propiciaron enfrentamientos entre el capital y el trabajo, cosa totalmente perimida en el mundo. Pero yo no quiero mirar atrás...

–Su barco insignia que fue el Partido Liberal. Pero asumió y giró totalmente a la izquierda.

–Pero ojo, mire que el socialismo democrático de los países nórdicos es muy bueno. El problema no es el socialismo. Es el liderazgo que se ejerce desde ciertas plataformas dogmáticas. Mire. Las señales de un país tienen que ser estables en el tiempo. Con Cartes se logran dos cosas, que los paraguayos somos capaces de extirpar por la vía democrática las