Jueves, 18 de Octubre de 2018
img

La extorsión es el arma preferida de los gobernantes neopopulistas

Juan Félix Marteau, consultor externo del Fondo Monetario Internacional (FMI), advierte que algunos gobiernos neopopulistas, como el de Cristina Kirchner, están usando instrumentos convencionales como el que combate el lavado de dinero para extorsionar en realidad a sus enemigos políticos. En esta entrevista, elogia al Paraguay por ser el primero en integrar la “lista blanca” en la región.

–¿Cuál fue su papel en la elaboración de este plan estratégico para combatir el lavado?

–Yo he sido contratado por el FMI para realizar una evaluación de riesgos: el contrabando, el problema de fronteras, la corrupción, en esta lucha contra el lavado de dinero y el terrorismo. Paraguay es el primer país de la región que ha cumplido con los nuevos estándares internacionales. Hace cinco años, no cumplía ni dos de las 49 recomendaciones.

–¿En qué le beneficia estar en la “lista blanca”?

 

–Le abre grandes posibilidades para el ingreso de inversiones del exterior. Si sigue en este training esto va a traer bienestar a la sociedad.
 

–Tanto se habla del comercio ilegal, del contrabando, de Ciudad del Este. ¿Todo pasó por el cedazo?

–Exactamente. Todos el plan estratégico se hizo mirando específicamente cuáles son los riesgos que tiene el Paraguay. En ese carácter yo participé en el diseño e implementación de varias estrategias nacionales. Con este plan el futuro presidente (Horacio Cartes) va a tener una visión mucho más clara y concisa de los riesgos que se debe enfrentar en materia de lucha contra el lavado la financiación del terrorismo.

–¿Contra quién es la lucha?

–Los mayores enemigos son los traficantes de armas, los narcotraficantes, contrabandistas y los que se dedican al tráfico de materiales para la destrucción masiva de personas. Son enemigos inteligentes, poderosos, con muchos recursos económicos que se desempeñan en la clandestinidad y se aprovechan de la informalidad. Entonces, cuanto más colaboración exista del sector de la economía, cuanto más alerta esté, cuanto más cooperación exista con el sector público en el manejo de estos temas, mejores condiciones y garantías van a tener para desarrollar sus negocios.

–¿Quiénes son los actores de la economía real?

 

–Los que producen, los que ofrecen empleo formal, los que pagan sus impuestos. Este combate al lavado y al terrorismo no es algo que concierne al Estado. Es un combate de toda la economía real para luchar por una economía más competitiva, más desarrollada y con mejores reglas de juego. Cuando estas cosas no se dan es cuando surge una economía subterránea fuerte que alienta la informalidad y donde impera el delito.
 

–¿Cuánto influyen ellos en la economía?

–Es incalculable. Ellos trabajan con una economía informal que no paga impuestos. Nuestros países tienen una altísima tasa de informalidad que paga toda la sociedad. Pero hay un costo indirecto que pagan los países a nivel reputacional. Se pagan tasas más altas al momento de conseguir créditos, escasean las inversiones. Es un costo importante que termina pagando el país. Por eso ordenar con racionalidad la lucha contra estos delincuentes es fundamental. Pero debe ser en el marco del estado de derecho, sin atajos.

–¿Qué significa, sin atajos?

 

–Porque hay gobiernos que terminan usando esos instrumentos de combate para golpear a sus enemigos políticos...
 

–Se habla mucho que eso ocurre en la Argentina, en Venezuela, en Ecuador...

–Estos instrumentos no están para regular ni castigar a los sectores que trabajan en la economía real, a quienes muchas veces se termina persiguiendo a través de estos instrumentos. Cuando no son amigos del régimen, cuando son enemigos políticos, entonces, se distorsionan estos sistemas de control. Lo distorsionan en doble sentido. Han dejado de combatir el crimen organizado y combaten a las empresas de la economía real para extorsionarlas, para hacerles perder sus negocios en función de los negocios de los amigos, por motivos estrictamente políticos.

–El populismo...

–Los neopopulismos se han mostrado muy permeables para convivir con estos delincuentes...

–¿Hablamos de Kirchner, Morales, Correa, Maduro?

–Los neopopulismos se muestran más permeables a convivir con los que operan en la clandestinidad. Han usado los mecanismos de control de lavado de dinero para atacar a los que están en la economía real.

–¿En qué sentido?

–Claro. Hacen que ciertas empresas sean acusadas de lavado de dinero, cuando en verdad son actores de la economía real, que emplean, producen bienes y servicios y que finalmente terminan regulados, ya sea porque se hace un control de las exportaciones, se hace una regulación de las tasas de cambio, de la tasa del dólar, un control de orden tributario. O sea, se utiliza el sistema antilavado para otros fines que no tienen nada que ver para lo que fueron diseñados...

–¿Acaso no cambió para bien la economía de los países conocidos como populistas: Venezuela, Argentina, Bolivia, Ecuador?

 

–El neo populismo se basa en una economía subsidiada para los sectores más excluidos. Tiene por finalidad la captura del voto político pero no la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos... en la medida que la única salida para el bienestar de los ciudadanos es trabajo en la economía real y el progreso a través del trabajo.
 

–¿Qué los diferencia de los demás países?

–Lo que se ha demostrado es que los países que han enfrentado la crisis global financiera del 2008 con más apertura, más competencia y mejores relaciones estratégicas, más aliados, son los que han superado mejor la crisis. Entre ellos está Paraguay.

–¿Cuál es la debilidad de ese tipo de gobiernos?

–Lo que han hecho es reducir los privilegios de unos para otorgárselos a los amigos. Lo que ha terminado prosperando es el capitalismo de los amigos. Los que prosperan son los amigos vinculados al régimen.

–Esta alternativa Alianza Pacífico, dicen que progresó en un año lo que el Mercosur en 20...

–Lo que puedo decir es que hay una tentativa de estas alianzas de ofrecer a los inversores mayores niveles de seguridad económica, jurídica y política.

–Es lo que no ha tenido el Mercosur.

–A mí me parece justamente que el Mercosur ha pagado y de alguna manera, ha perdido la posibilidad de ofrecer este tipo de seguridad política y de seguridad jurídica...

–Mercosur fue un imán al principio, pero hoy los países se alejan por la ideologización...

–Las cosas en economía son muy simples. Hay que ver qué países están recibiendo capital externo y cuáles no. Lo que se está comprobando es que estos neopopulismos han perdido capacidad de competitividad y capacidad de recibir inversión externa. Es el problema que se puede vislumbrar.

–No cesan de repetir que mejoraron la calidad de vida de sus ciudadanos...

–La economía subsidiada, el factor más positivo que tiene es la cooptación del voto político.

–Se paga para tener a la gente como ovejas...

–Es una manera de ver la política. Se piensa que se puede mantenerla bajo control dando una enorme cantidad de subsidios a los sectores más desprotegidos y no ofrecerle trabajo genuino y real para favorecer su prosperidad. Los subsidios son instrumentos muy positivos para sacar de la emergencia a muchos ciudadanos de situaciones de crisis. Ahora, cuando continúan a lo largo del tiempo, además con salarios absolutamente mínimos, no se puede hablar de verdadera redistribución del ingreso. Eso no existe. Es una fábula. Los temas de lavado de dinero y financiación del terrorismo sirven y tienen que estar orientados a que los países encuentren cada vez más niveles de seguridad política y jurídica para garantizar mejores condiciones de la economía.

–Pero también ya se extiende a la seguridad militar. Colombia estudia la posibilidad de asociarse a la OTAN para librarse de una competencia armamentista con Venezuela. Cortar por lo sano...

–Por eso decía. Los países definen sus alianzas de acuerdo a sus intereses económicos y políticos. En la región se han dado muchas diferencias en ese sentido.

–Se ha tratado de uniformar a los países ideológicamente. Es increíble.

–Y sí. Estamos en ese proceso. Lo que quiero rescatar es que esta lucha contra el lavado permite brindar mejores condiciones para mejorar las alianzas estratégicas también. En la medida en que uno está comprometido con una política global y con estándares globales, estos mejoran a la hora de elegir los aliados estratégicos...

–La libertad de intercambio finalmente...

–Cuanto más libre y transparente, más seguro es el relacionamiento. Se tendrá que trabajar mucho en las condiciones de las fronteras para controlar el tráfico ilícito de tantos bienes que finalmente terminan evadiendo impuestos y permiten el paso de sustancias que son ilícitas. Esa es una tarea que la región tiene pendientes. La presencia del presidente Cartes en el lanzamiento de este plan, para mí es histórico. El presidente electo estuvo con el presidente saliente Federico Franco en el mismo acto. Eso no se ve fácilmente en estas regiones. Esto de alguna manera implica una continuidad y un compromiso de lucha contra este tipo de flagelo.