Jueves, 18 de Octubre de 2018
img

Aníbal Lindstron dice que hablará una hora después de que asuma Cartes

“Una hora después de que asuma Cartes, vamos a hablar. Luis calló y lo mismo le mataron. Nosotros no vamos a dejar engordar más a estos criminales”, afirma sin vacilar Aníbal Lindstron, hermano menor de Luis Lindstron. En esta entrevista, aclara que la familia no tiene nada contra Federico Franco, pero sostiene que no hizo nada para detener al EPP.

–¿Por qué dicen que Lugo tiene conexiones con el EPP, que ellos están en el Congreso, en la Iglesia, entre los uniformados?

–De Lugo se sabe públicamente que algunos fueron sus pupilos del seminario. En un discurso, no si fue en El Salvador o en Ecuador, dijo que era natural que en la lucha social tenga que haber derramamiento de sangre. A esta gente (del EPP) se le dejó engordar. Se consolidaron con ese partido Patria Libre de Arrom y Martí. Empezó en 1992 en Caaguazú. Se esparcieron y están por San Pedro y Concepción. Todos los gobiernos que pasaron, la policía y los militares, los servicios de inteligencia no les hicieron caso. Ahora ya son muchos...

–¿La familia no confía tampoco en la policía?

–¿Qué remedio puede haber si los policías que están en la región viven amenazados de muerte por ellos. Yo no digo que se les da plata. Sencillamente viven amenazados y tienen que salvar su pellejo, sus propiedades, su familia. “No te metas con nosotros o vos y tu familia van a pagar las consecuencias”. Así es de simple.

–Ya mataron como 10 policías...

–Porque estorbaban, como mi hermano...

–Luis (Linstron) les estorbaba, ¿por qué?

–Luis les estorbaba. No podían hacer nada de él. El distrito de Tacuatí no les obedecía como querían, porque Luis les daba fuentes de trabajo y les daba sustento. A lo mejor piensan que después de su eliminación, el pueblo les obedecerá.

–Y los militares, ¿en qué forma están anulados?

–Qué pueden hacer los militares si la Constitución no les ampara. ¿Dónde está la orden para que ellos se metan? No existe. ¿Quién tiene que dar la orden?

–El Presidente...

–Y si el Presidente no da la orden y el tiempo pasa, ¿quién se beneficia? La concejala municipal de Horqueta (Clara Casco), hermana del policía que murió (en setiembre de 2011) en Capitán Giménez (Vicente Casco) dijo que su hermano le comentó en vida dónde les tenían rodeados a los cabecillas del EPP, pero que nunca llegó la orden para proceder...

–¿La orden de quién?

–Lugo era el Presidente, (Rafael) Filizzola era su ministro del Interior, el comandante era (José Visitación) Giménez. Ellos sabían. La Fiscalía no fue informada. Acá cada uno opera por su lado. Si se actuaba con seriedad, hace rato se hubiese agarrado y destruido el EPP.

–¿Dónde les tenían rodeado?

–En Curuzú de Hierro, hace tres años. Desde esa vez, tanto la policía como la fiscalía hicieron la siesta. Ningún resultado hubo más, desde esa vez. Se dieron cuenta, tanto la fiscalía como la policía y los propios militares que no se podía actuar porque había un poder más arriba que paralizaba cualquier orden contra esos criminales...

–¿No hay rastros de los asesinos de Luis (Lindstron)?

–Estamos todavía con el novenario. Vamos a esperar. La investigación está a cargo de los encargados de la ley. Ellos son los que tienen que saber.

–¿A quién le tienen miedo los uniformados?

–Le doy un ejemplo de por qué esta gente está metido en todos los estamentos de la sociedad. El partido de Lugo y Carrillo (Frente Guasu) dice que si se persigue al EPP se persigue a los campesinos.

Yo le pregunto: ¿cuántos votos tuvieron ellos de los campesinos. Ni se les conoce entre los campesinos. Ni siquiera entran en los asentamientos campesinos por lo menos para pasarles la mano.

Pero a ellos les reditúa valerse de la palabra “campesino”. Los que se autollaman dirigentes campesinos no tienen nada que ver con los campesinos. Esos son todos ricos. Andan en 4x4, tienen tractores, grandes extensiones de tierra...

–¿Quién, por ejemplo?

–Belarmino Balbuena, por ejemplo (excandidato a senador con Aníbal Carrillo). Anda en 4x4. Se usa el nombre de la gente pobre. Yo pregunto: ¿de dónde consiguen tanta plata?

–¿De dónde?

–Hay muchos que desde el exterior les están pasando plata a los del EPP para matar paraguayos como hicieron con mi hermano. Nosotros no tenemos nada contra Lugo. Estamos en contra de su idea, de que “tiene que morir nomás luego gente”.

–Pero también critican a la Iglesia...

–¿Qué dijo Mons. Zacarías? Que hay policías que defienden al EPP porque defienden su vida. Dice que hay gente de Iglesia. Al morir mi hermano, pasaron 31 hs. para que la policía se pusiera a buscar al EPP... Dejaron que cayera la lluvia para borrar los rastros...

–¿Qué fue, torpeza, complicidad?

–Las dos cosas. Ellos tienen toda la infraestructura, hasta helicóptero tienen. Hay un destacamento militar, un destacamento policial. Hay todo a mano, pero no se movieron. Ñande tavyeterei (somos muy ignorantes). Y después quieren vendernos de que se les persigue.

–¿Cuántos cree usted que son los del EPP, más de 100?

–Mucho más. Si el nuevo gobierno no hace caso, puede ser que en el 2018 los veamos en el poder. Ya pusieron pie en el Congreso.

–¿Por qué lo sentenciaron a muerte?

–De Luis no tenían la obediencia total. “Andate de Tacuatí”, le decían. Pero también fue una gran quema de archivo...

–En qué sentido...

–Uno vive con una mujer 30 días y le conoce con sus pelos y sus mañas. Él vivió 42 días con los miembros del EPP durante su cautiverio. Comió del mismo plato, tomó tereré, escuchaba cuando hablaba por celular... Le hicieron prometer que no iba a decir nada...

–¿Le prohibieron?

–Por eso nunca contó detalles de su secuestro. Nosotros no hicimos nada tampoco. Pero esto se acabó. Una hora después de que asuma (Horacio) Cartes el poder, ahí vamos a hablar. Luis calló y lo mismo le mataron. Entonces, nosotros no vamos a dejar engordar más a estos criminales.

–¿No confía en Franco?

–No es que no confiamos. Es buena persona, pero no hizo nada.

–¿Gente de afuera para acabar con el EPP?

–Va a ser un gasto al pedo. Esto no es la selva amazónica. Ñanandýnte nio (es solo un yuyal). Con los militares y policías capacitados podemos agarrarles. Lo que no hay es voluntad.

–¿Usted cree en su relación con el narcotráfico?

–Esta gente está metida en todo ya: en la política, en el narcotráfico, en la Iglesia... Con eso ya le digo todo.

–En Colombia llegaron a formar milicias paramilitares para combatirlos. Fueron unos ganaderos que querían vengar la muerte de sus padres. Pero la venganza no terminó más.

–Estamos haciendo reuniones para hacer una milicia. Si eso se forma, ¿quiénes son los primeros que van a salir a plaguearse? Esos que están en la cámara (Parlamento). “Se están formando milicias para matar campesinos”, van a decir. Los de derechos humanos van a salir a protestar. Así salieron a defender a esos 14 imputados por el secuestro de mi hermano y que fueron liberados por orden del juez Bonzi.

–¿Qué pasó con todos ellos?

–Pidieron asilo, se escondieron. Algunos están en Brasil... Si son inocentes, ¿por qué se esconden?

–¿Esos fueron?

–Por eso desaparecieron.

Fueron liberados por el famoso juez liberal Bonzi. Después, enseguida, se candidató a diputado. Yo pregunto, cuando murió mi hermano, qué entidad de derechos humanos se pronunció. Nadie. Al contrario, por poco no quieren que se investigue porque dicen que se va a perjudicar a los campesinos.

–¿Está de acuerdo en que vaya a instalarse la Infantería a Tacuatí?

–Me parece buena idea. En Asunción se pasan apolillando. Estar sin hacer nada les engorda. Son todos gordos. ¿A quién le van a defender ahí? La guerra está aquí, tierra adentro. ¿Qué dijo Alcides Oviedo (del EPP), el esposo de Carmen Villalba?

–¿Qué dijo?

–“Estamos en guerra contra el Estado paraguayo”. Y qué hizo el Estado: la vista gorda. Ellos planearon liberar a Oviedo con esa plata que se encontró en aquel escondite...

–¿No piensan ustedes vender todo y venir a la capital? ¿Barajan esa posibilidad?

–No tenemos tranquilidad. Es muy difícil. Mucha gente depende de nosotros. Si somos cobardes, vamos a parar, pero no somos cobardes. ¿Cuánta gente va a quedar sin su pan de cada día? (Alfredo) Jaeggli dijo eso. ¿Por qué no vienen a Asunción?, dijo. Habla así porque él llega hasta Caacupé nomás, donde está su propiedad. Estos son magnates que no conocen la necesidad ni el trabajo. Es diferente cuando uno tiene que convivir con 80 a 100 personales, comiendo de la misma olla todos los días. Hova atã para decir estas cosas...

–De que sirve exponer su vida?, le van a preguntar...

–Con esta gente (del EPP) hemos cumplido a cabalidad. Ni una pizca hemos tergiversado nuestro acuerdo. Lo mismo se ensañaron y mataron a Luis.

–¿Usted no tiene miedo de hablar así, de decir todo lo que está diciendo?

–¿Para qué callarnos más? ¿Para que otra familia se enlute? Nosotros hemos crecido verticalmente, de hecho. Nuestro padre nos enseñó a ser derechos en la vida, no curvado. Si nos quieren denunciar, que nos denuncien, si nos pueden matar, que nos maten, pero ya no vamos a callarnos más. Es una decisión y no nos vamos a echar atrás.

holazar@abc.com.py