Martes, 23 de Octubre de 2018
img

Pacificación y seguridad son las prioridades para Federico

Federico Franco dijo que la pacificación y la seguridad de los habitantes de la República serán su prioridad en los 14 meses que le restan al período presidencial. Anuncia que los familiares de las víctimas de la matanza de Curuguaty serán indemnizados y que un equipo de asesores analiza la legalidad de las tierras de Riquelme. “Curuguaty es emblemático”, afirma en esta entrevista, concedida a ABC en su primer día de gobierno en el Palacio de López y en la que se quebró al recordar a su padre ya fallecido.

- ¿Cómo va a encarar el desafío del sector rural?

- Voy a conversar con todos los sectores para buscar la pacificación del país. En Curuguaty vamos a atender el reclamo absolutamente legítimo, necesario y justo de la gente humilde. El Gobierno debe estar al servicio de los pobres, los humildes, de los que realmente no tienen absolutamente nada, los que necesitan. El Gobierno está para ellos, como decía el papa Juan Pablo II.

- ¿Qué tiene planeado hacer ahora como gobernante sobre ese reclamo campesino sobre las tierras de Curuguaty?

- Tenemos un equipo para analizar el problema de las tierras de Riquelme para hacer un buen diagnóstico, qué tiene que hacer el Gobierno para recuperar. Si se tiene que recurrir a la justicia o si se tiene que hablar con los propietarios. Evidentemente lo que no vamos a hacer es cruzarnos de brazos. Vamos a operar para buscar soluciones. Curuguaty es algo emblemático. Más que con palabras, este gobierno va a contribuir a la pacificación con acciones.

- ¿Su gobierno tiene previsto indemnizar a las víctimas de la matanza?

- El primer punto es eso. Yo tuve la suerte de firmar. Me pidieron que vete la ley en la que se indemniza a los familiares de militares y policías caídos en servicio. Felizmente en contra de la recomendación del Ministerio de Hacienda yo he promulgado esa ley. Va a haber una justa indemnización. Se les asciende en forma póstuma al grado inmediato superior, y las viudas o herederos cobran el 80% del grado inmediato superior. Eso yo firmé durante el último viaje del presidente Lugo, hace unos 15 días.

- ¿Qué planes tiene para detener las invasiones?

- Hay una situación real. Hay gente que no tiene tierra y gente que tiene mucha tierra ociosa. Tenemos que buscar juntos el equilibrio. Vamos a ser siempre respetuosos de la propiedad privada. Eso, la gente tiene que entender. No se va a solucionar el problema de la tierra ni con invasiones ni con amenazas ni con muertos. Está demostrado. Acá el único camino es sentarnos a dialogar y encontrar soluciones. Le diré que vamos a ocuparnos especialmente del tema Antebi-cué y del caso Morombí (de Riquelme).

- ¿La salida de Lugo desarmará a los grupos mimetizados como campesinos?

- Yo les voy a dar lo que pidan: el saco, la camisa si sus reclamos son legítimos y sus protestas se ajustan a nuestras normas de convivencia. Pero si extorsionan y chantajean, conmigo no van a conseguir nada. He demostrado en otros cargos anteriores que esa es mi posición. No creo que el mejor mecanismo sea ni la presión ni la extorsión y mucho menos la invasión de tierras. Nadie puede hacer justicia por mano propia. Dentro de la ley todo, absolutamente todo. Fuera de la ley, nada.

- ¿Ese ejército de violentos se va a acabar?

- Si usted se refiere al EPP, mi compromiso es frontal y claro. El ministro del Interior, el jefe de policía y su equipo de oficiales tienen instrucciones claras y precisas respecto a la seguridad ciudadana. Todo aquel que esté al margen de la ley será sometido a la justicia.

- ¿Se mantiene la comisión especial que conformó el presidente Lugo?

- Personalmente pienso que no tiene sentido crear una comisión cuando existen las instituciones jurisdiccionales. Vamos a coadyuvar hasta esclarecer con la justicia y el Ministerio Público para sancionar a los responsables de esta masacre. No creo ni es vinculante que una comisión estudie. Es típico en nuestro país que cuando uno no quiere hacer nada se forma una comisión.
- ¿Cuál es su opinión particular de lo que sucedió?

- Lamentable desde todo punto de vista. Había un informe de inteligencia fechado el 8 de junio. Tuvo entrada en el Ministerio de Defensa el 10 de junio. Tengo entendido que el 12 de junio se impartieron las órdenes. El día 15 de junio sucedieron los hechos trágicos. No se tomaron las medidas mínimas de seguridad y se arriesgó absurda y criminalmente la vida de seis oficiales de la policía y 11 ciudadanos en un hecho que no tenía razón de ser, que no le beneficia a nadie, que solamente pierde el Paraguay y que ha costado nada más y nada menos la caída del gobierno.

- ¿Puede haber grupos radicales que pretendan realizar actividades ilegales para resistir la formación de este gobierno?

- Claro. Evidentemente los que dispararon y asesinaron a los oficiales de la policía son radicales. Ellos no son tibios.

- ¿Tienen vinculación...?

- No, no. Fernando Lugo tuvo un comportamiento ejemplar en su despedida. Reconoció, aceptó. Primero se sometió. Reconoció luego y aceptó el veredicto del tribunal. En segundo lugar, él llamó a la pacificación y que la gente se quede en su casa. Creo que ha sido un mensaje muy importante. Yo estoy tratando de hablar con Lugo y lo voy a hacer. Creo que es muy importante su presencia como paraguayo para tratar de dar una imagen internacional de que en este momento necesitamos de un gobierno legalmente constituido.

Lo que ocurrió estuvo estrictamente ajustado a la Constitución y la ley y Fernando Lugo puede ser muy gravitante en este momento pidiendo a los países del Mercosur y de la región que entiendan que esta ha sido una libre determinación del pueblo paraguayo absolutamente ajustada a la Constitución y la ley.

- ¿Cuándo hablaría con él?

- Estoy haciendo gestiones desde hoy mismo (por ayer). Este es mi primer día de presidente. Ojalá pueda hablar con él para pedirle que nos ayude, para que el Paraguay no reciba un castigo absolutamente injusto, innecesario, impopular, que no se merece el pueblo paraguayo.

- ¿Los países de Unasur retiraron sus embajadas?

- Hasta ahora oficialmente no hay nada. El canciller Fernández Estigarribia tiene instrucciones precisas para ponerse en contacto con los cancilleres primero y luego, según la necesidad, con los gobiernos para explicar lo ocurrido.

Acá no hay tanques, policías, militares. La ciudadanía puede desplazarse libremente, tranquilamente, hasta el expresidente se desplaza tranquilamente.

- Lo que en el exterior condenan es que hayan condenado a Lugo en 24 horas sin derecho a la defensa.

- El Congreso decidió ese tiempo. Yo he hecho gestiones para ver si se podía darle más tiempo. La interpretación unánime de los parlamentarios fue que si se daba tiempo esto podría ser de nuevo un Marzo Paraguayo, y por Dios, ayer nomás enterramos 17 paraguayos. Creo que Paraguay no se merece volver a enterrar otros paraguayos en condiciones absolutamente innecesarias.

- ¿Cuál va a ser su respuesta si los países de Unasur y Mercosur deciden aislar a Paraguay, cerrar sus fronteras?

- Planteado el tema, vamos a tender con el canciller una estrategia. No puedo hablar de hechos probables antes de que se presenten. Esto no es un partido de ping pong. Ojalá que la comunidad internacional entienda que el Paraguay siempre fue un país respetuoso. Es más, el protocolo de Ushuaia I, firmado y ratificado por el Paraguay, fue introducido a pedido del Paraguay.

- ¿Usted recibió el apoyo de algún gobierno de la región?

- He visto las declaraciones del presidente de Colombia, Santos, que me satisficieron, gesto que agradezco y valoro. Creo que ha sido el único gobierno que se ha expresado. Si hay un castigo, no va a ser contra Federico ni contra el Parlamento sino contra 6 millones de paraguayos.

- ¿Qué efectos podría tener un boicot de Brasil, con el cierre de fronteras, por ejemplo?

- No creo que en estos tiempos modernos tengamos que tener un boicot. Hay demasiada mucha inversión brasilera. Hay más de 100 mil paraguayos que tienen antecedentes cromosomáticos brasileros. Tenemos muchas industrias, empresas agrícolas, ganadera, comercial, industrial radicada.

Sería un perjuicio para los mismos brasileros. Además, tengo información de que el grupo de compatriotas de origen brasilero, brasiguayos, intercederá para que eso no ocurra. Todos saben que la Iglesia ha reconocido nuestro gobierno, los medios de prensa, los partidos políticos. Esto funciona absolutamente normal. Un día sábado, como nunca, en el palacio de López el presidente está trabajando. Por lo menos es novedoso.

- Si Unasur decide pedirle que devuelva la presidencia a Lugo, cuál va a ser su respuesta.

- ¿Usted cree que Unasur puede pedir eso? ¿Paraguay no tiene autodeterminación? ¿No es un país soberano? ¿No es un país independiente? ¿No tiene una Constitución, o tenemos que regirnos por una ley de Unasur? Ese es el tema.

- ¿Qué valor puede tener el acatamiento de la condena por el expresidente Lugo?

- Es clave. Yo voy a buscar a Fernando Lugo. El es artífice fundamental de este proceso de transición. Nos puede ayudar muchísimo en este problema. Voy a conversar con él. Las posibilidades están abiertas. Yo estoy dispuesto a conversar donde sea. Lugo siempre dijo, incluso en su despedida, que sea cual fuere el lugar que deba ocupar, va a estar trabajando por el bien del Paraguay.

- Una pregunta personal: ¿De quién se recuerda al llegar a esta instancia?

- De mis padres (se quiebra). Papá soñó con este momento, y cuando ganamos el 20 de abril -él falleció casi un mes después, el 13 de mayo-, él levantó la bandera para exclamar: “Lo logramos, lo logramos”. Creo que en el cielo debe haber felicidad de una gran parte de los paraguayos.