Martes, 23 de Octubre de 2018
img

“Yo, Blanca, voy a ser la primera presidenta mujer del Paraguay”

 

Blanca Ovelar, presidenciable por el oficialismo (Lista 5)

La precandidata por el Movimiento Progresista Colorado, Blanca Ovelar, asegura que ella será la futura presidenta del Paraguay. En esta entrevista admite que su padre fue simpatizante del febrerismo y que su afiliación colorada data de 1984. Más que “raíz colorada” dice que lo más importante son los antecedentes y que, en ese sentido, ella ofrece su trabajo y su conducta como su mejor capital. Tras reconocer a Nicanor Duarte Frutos como su mentor, lo elogia como “gran presidente”. Entre otras cosas, Blanca se considera partidaria de una ley de prensa y opina que la migración masiva de paraguayos al exterior es normal.

 

-De basquetbolista a maestra, ministra y candidata a presidenta, lo que se llama, una carrera meteórica...

-Sí. Fui basquetbolista de la selección de Concepción, defendiendo la casaca de mi ciudad, la banda roja, ganamos por 4 veces consecutivas los torneos nacionales, fui atleta en varios deportes, después maestra. El mentor de mi candidatura es Nicanor Duarte Frutos. Nunca tuve militancia activa hasta que fui ministra.
 
-¿Ya se conocían antes?
-Yo no lo conocía. Un compueblano me llamó en el 93 y me dijo: “El futuro ministro quiere hablar contigo”. Yo trabajaba en el Colegio Técnico Nacional. El estaba buscando una directora para Orientación. “Te quiere entrevistar”, me dijo. Y entonces, de orientadora de un colegio vine a dirigir la orientación del país. Yo creo que hay coyunturas en los pueblos que permiten que se den estas cosas.
 
-Sus rivales la marcaron como febrerista y no colorada, ¿por qué hablan así?
-Mi padre, Vicente Ovelar Lamas, ya fallecido, era simpatizante del febrerismo, no afiliado.
 
-¿Usted tuvo que afiliarse para trabajar?
-Muchos años después de trabajar yo me afilié al Partido Colorado. Me afilié libremente, como una persona ya adulta.
 
-¿Cuándo?
-En el 84.
 
-Trataron de impugnarla por eso...
-Trataron, pero no había posibilidad de impugnarme. Yo creo que he honrado suficientemente a mi partido y a mi país con mi trabajo y mi conducta. Ese es mi capital. Esos son mis activos que pongo en esta campaña.
 
-¿Qué dice usted de los dirigentes colorados como Blas N. (Riquelme) que afirma que se usa al partido con candidaturas como la suya?
-El Partido Colorado fue usado es cierto, por muchos usurpadores y avivados para evadir, para enriquecerse, para robar, desde los tiempos de la dictadura.
 
-¿Y los que dicen eso mismo del oficialismo del que usted forma parte..., las denuncias de corrupción?
-Estamos en tiempos de libertad. Yo confío en que se hagan las denuncias seriamente y que la justicia actúe. Muchas de esas acusaciones también surgen en momentos electorales como este con claros intereses de perjudicar.
 
-¿No es una cruz para usted llevar nombres tan cuestionados encima como Bernal, Galaverna...?
-En el Partido Colorado existen criterios y normas para nombrar. Independientemente de mayor o menor afinidad que tenga con los candidatos, yo respaldo esas listas.
 
-¿No es también una cruz para usted esa verborragia que irradia por donde va el Presidente? ¿No le perjudica?
-Yo creo que más allá de la simpatía o no que genere la personalidad del Presidente estamos comprometidos con un gobierno que tiene resultados. Vamos a juzgarlo a Nicanor por sus resultados.
 
- No debe desconocer que lo que más se habla de este período de gobierno es de la “fuga” masiva de paraguayos al exterior...
-¿No hubo antes migraciones en el Paraguay? En el mundo, hay nuevas pautas de migración masiva. Aparte, el paraguayo migró siempre. Ya en 1910, Rafael Barret decía que el Paraguay “es un país que se despuebla”. También hemos tenido etapas dolorosas de nuestra historia donde la migración se dio por causas de intolerancia política. Hoy en todo el mundo, la migración es una opción para el ciudadano que quiere progresar. Lo que yo no acepto bajo ninguna circunstancia -y lucharé porque eso se modifique- es de que sea la única opción. El mundo está muy desigual. Por eso creo que la emergencia de la mujer en la política no es casual. Vamos a poner un poco más de sentido de humanidad y mejor distribución.
 
-Un ejemplo de desigualdad. ¿Cómo explica su asistencia a una farra pantagruélica, con esa ostentación y despilfarro que hace Galaverna en su cumpleaños?
-Yo no creo que Galaverna haya hecho ostentación. Yo creo que fue un acto político. Ahí estaba toda la dirigencia, muchos de ellos no eran ni de nuestra lista. Qué tiene que ver eso con la cuestión del estado que estamos hablando. Yo tengo un plan para construir un proyecto de nación. Vivimos en una región altamente desigual pero el modelo de sacar plata a los ricos para dar a los pobres es una historia pasada. Hoy, la libertad es para mí, incanjeable. Tenemos que construir una economía de mercado pero con responsabilidad social.
 
-Usted dice que la libertad es incanjeable. ¿Está de acuerdo con “regular” a la prensa como dice su mentor (Duarte Frutos)?
-Yo creo que la prensa tiene que conquistar inde- pendencia. No estoy de acuerdo con amordazar a la prensa.
 
-¿Torniquetearle un poquito nomás?
-No sé si torniquetearle pero por lo menos un mínimo criterio de rigor respecto a la información. En la democracia, la información es un bien público. Estoy de acuerdo con promover criterios de responsabilidad y de rigor en el manejo de la información...
 
-¿Imponer algún castigo a los “infractores”?
-No sé si aplicar una sanción...
 
-¿Una ley de prensa?
-Para mí es interesante el modelo francés. Ellos tienen una ley, que en ningún modo significa restringir la libertad de prensa. Pero me gustaría que la prensa, paralelamente a su libertad, vaya conquistando su independencia.
 
-¿No le parece que la opinión pública es el mejor árbitro para decidir eso?
-No. No es así. La prensa justamente, su función es instruir, informar, entretener...
 
-¿A usted no le parece que son los políticos poderosos los que impulsan leyes de prensa para apañar sus fechorías?
-Yo no sé si en democracia sea fácil apañar las fechorías. Todo se sabe. Yo abogo por libertades públicas plenas, garantizadas desde un estado que protege la libertad de las personas. Para mí la libertad es incanjeable. No creo que se puedan tapar las fechorías, como usted dice, solo porque se ponga una ley de prensa. La sociedad tiene muchos recursos para eso.
 
-¿Cómo usted puede garantizar que no va a ser títere de su mentor, el Presidente?
-Y, muchos candidatos oficialistas hubo en el Paraguay. Por un varón nunca dijeron “un títere”. Mi condición de mujer es lo que se está explotando allí, en primer lugar. Eso es una discriminación.
 
-Otra opinión es que el Presidente quiere vender un buzón..
-¿Quiere decir que no tengo méritos, que no soy una persona formada para dirigir el Estado? Yo, además de mi compromiso con la nación, de mi trabajo y mi conducta en la función pública, tengo preparación para dirigir el Estado. Estoy profundamente informada de lo que sucede en el mundo. Sé lo que tenemos que hacer para salir adelante. y yo, Blanca, voy a ser la próxima presidenta, la primera presidenta mujer del Paraguay, y voy a ser una presidenta ejemplar. Voy a hacer reformas y voy a dar pasos enormes en la modernización del Estado y en el cumplimiento del paradigma colorado que muchos hombres que se creen muy colorados y que estuvieron en el gobierno y no pudieron hacer: un Estado servidor del hombre y la mujer.
 
-¿Usted no tiene nada que cuestionar a Nicanor?
-Nicanor es un gran presidente. Hizo muchas cosas. Recuperó la institucionalidad del sector económico. Yo creo que hay demasiados aspectos importantes y rescatables del gobierno, logros que constituyen las bases sobre las cuales yo voy a construir un proyecto de país.
 
-Sus detractores lo tildan de ser “uno de los más corruptos”...
-En otros gobiernos, muchos saqueos como el salvataje fraudulento a los bancos y los robos de los fondos previsionales se planificaban en la misma residencia presidencial Mburuvicha Róga.
 
-¿Usted dice por (Juan Carlos) Wasmosy?
-Revise la historia. Aquí, en nuestro gobierno, hubo muchos afanes institucionales. Se transparentaron enormemente las finanzas, las compras del Estado. Se ha abaratado la adquisición de bienes y servicios...
 
-¿Es mentira, son calumnias lo que se publica de algunos funcionarios del gobierno?
-No se puede generalizar. Yo, particularmente, respondo por mis bienes y mi conducta.
(Continuará...)

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Asunción, 2 de diciembre del 2007