Jueves, 18 de Octubre de 2018

Todos los planes para un Paraguay sin oviedistas

Dominada la intentona golpista, el gobierno paraguayo se vale del estado de excepción para "limpiar" ejército, oposición, medios.

"Ahora vamos a hacer una limpieza que no hicimos en marzo del año pasado." Se refería a las fuerzas armadas. Pero la poca sutileza de la frase que el ministro de Defensa paraguayo Nelson Argaña lanzó al diario local La Nación se corresponde con las actitudes que está tomando el gobierno luego del intento golpista frustrado el viernes pasado.

 Además de los cambios en el ejército (prácticamente se está desmontando el Regimiento de Caballería donde se inició el levantamiento), el gobierno ahora dirige sus dardos (menores, por el momento) a la prensa y hasta a algunos políticos opositores.
 

 Hugo Ruiz Olazar, periodista del oviedista ABC Color y corresponsal de Clarín y la agencia France Presse, pasó la noche en la redacción del periódico. En cuanto a los políticos opositores no oviedistas, Argaña aludió a sus contactos con el militar prófugo.

 Hugo Ruiz Olazar se había enterado anteayer por la tarde de que había una orden de detención en su contra firmada por el presidente Luís Ángel González Macchi. Se fue a la redacción del ABC Color, un diario tan acusado de "oviedista" como el mismo periodista.
 

 Era sábado a la noche, hacía calor, seguramente tenía plata, pero Ruiz Olazar, más que salir, se dedicó a recibir la visita de sus familiares, que querían verlo, mientras atendía sin cesar llamados telefónicos. Después "dormí como un nene en la oficina del director", dijo a Página/12 un sonriente Ruiz Olazar, mientras padecía su instantánea celebridad mediática recibiendo a la CNN. En una nota firmada aparecida ayer en el ABC Color, Ruiz Olazar insiste: para él se trató de un "autogolpe".

 Hubo una pequeña guardia de periodistas en la redacción del diario, pero la detención efectiva es aún un misterio. Dado que Ruiz Olazar habló ya con varios medios de comunicación, las autoridades saben dónde está.
 

 Aldo Zucolillo, director de ABC, dijo allí a Página/12: "Estamos esperando que pasen por esa puerta las caras de la democracia, para llevarse a un hombre que lo único que hizo fue expresar su opinión. Como lo hacía la dictadura muy a menudo". El abogado del diario presentó ayer un hábeas corpus demandando información sobre los móviles de la detención.

 No había entonces ningún policía siquiera cerca del edificio del diario, cuando en varias partes de la capital paraguaya incluso permanecen apostadas varias tanquetas, además de retenes ruteros a la salida de la ciudad.
 

 La situación es más clara para Flaviano Martínez, que figura junto a Ruiz Olazar en la orden de detención. Martínez es propietario de la prooviedista Radio Asunción, cuyas instalaciones fueron prácticamente desmanteladas en la tarde del sábado, y ayer fue detenido.

 Lo que llama la atención de todo esto es que el resto de los medios escritos no hacen alusión a lo ocurrido con Ruiz Olazar y el diario Noticias, incluso, publica una nota de una página en contra de la "prensa oviedista", o sea, en el caso, ABC Color.
 
En el plano militar, la "limpieza" de la que habla Nelson Argaña se está cumpliendo. En un signo de que el gobierno aún duda de la lealtad de parte de sus fuerzas armadas, entre anteayer y ayer comenzó a trasladar 14 tanques y piezas de artillería pesada desde los regimientos de Caballería (fuerza de donde salió Oviedo, y de donde partió el intento golpista) a unidades de Infantería. La medida también alcanza al Primer Cuerpo de Ejército, aunque no se informó de cambios en el mando de esas unidades.
 
Y en el plano político, la situación comienza a tornarse problemática para la oposición no oviedista. La amenaza implícita fue lanzada por el mismo Argaña, quien señaló al asunceño La Nación que uno de los grupos del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), liderado por Luis Alberto Wagner (ex ministro de este mismo gobierno), "busca que fracase este gobierno, financiado por Lino Oviedo".
 

 Argaña también cargó contra la senadora Elba Recalde, del Partido Encuentro Nacional (en el gobierno), quien "se prestó al juego de los oviedistas". El ministro de Defensa se refería a algunos proyectos, como el desafuero de legisladores oviedistas para ser juzgados, o la ley de reorganización de las fuerzas armadas, a los cuales liberales y encuentristas se opusieron. 

 Argaña (hijo del ex vicepresidente Luis María Argaña, cuyo asesinato en marzo de 1999 desató la crisis que derivó en la asunción de este gobierno) había decretado el año pasado una "purga" de 500 militares, muchos oviedistas, que recién ahora dice estar preparado para llevar a término.
 
Estas son las dudas que generan en los ámbitos político y militar el golpe fallido y el posterior estado de excepción decretado por el gobierno, que le permitiría hacer, con atribuciones extraordinarias, lo que en condiciones normales no logró terminar.
 
Y la oposición ya advirtió reiteradamente sobre el peligro de que se posterguen las elecciones para vicepresidente previstas para agosto.
 Lo que siguió a un golpe de Estado frustrado comienza a parecerse a la instauración de un gobierno tampoco demasiado apegado a las formas de la democracia. Esto es lo que muchos políticos opositores ya temen (ver nota aparte) y que hoy, luego de un fin de semana extraño, comenzará a hacer ruido.

Por lo pronto, en la noche de ayer, el decreto Nº 8778, con fecha del 21 de mayo, dice que "se prohíbe toda reunión y/o manifestación de activistas o simpatizantes del movimiento denominado Unace (Unión Nacional de Colorados Éticos, oviedista)". Y en el diario ABC Color, la policía ya había comenzado a rodear el lugar.

Por Pablo Rodríguez
Desde Asunción

Publicado en el Diario Página 12 - Argentina
Lunes, 22 de mayo del 2000
Base de Datos Ser en el 2000