Martes, 23 de Octubre de 2018

General de EE.UU. no ve posibilidad de confrontación bélica

El general Douglas M. Fraser, jefe del Comando Sur de Estados Unidos, dijo que las Fuerzas Armadas de su país no ven ningún conflicto convencional con ningún país de la región, o entre países de la región, si bien dijo que no pasa desapercibida la excesiva compra de fusiles por Venezuela. Fraser realizó ayer una visita relámpago a Paraguay y concedió una entrevista colectiva a tres medios de prensa escrita.

- ¿Cuál fue la reacción de Estados Unidos por la suspensión unilateral de los ejercicios Nuevos Horizontes 2010 por el gobierno de Fernando Lugo?   
- Nos quedamos un poco desilusionados. Iba a ser  una buena oportunidad para las fuerzas armadas de los dos países. Pero fue una decisión del Gobierno (paraguayo). Entendemos que las circunstancias cambian y nosotros tenemos que adaptarnos a los cambios. Agradecemos el momento en que el Gobierno de Paraguay tomó la decisión, porque nos ayudó a readaptarnos para  enfocarnos en otras necesidades que teníamos en la región. Esperamos continuar con la cooperación en la mejor manera en que así lo determinemos ambas partes.    

- “Las circunstancias cambian”. ¿Se refiere a la cuestión ideológica?   
- Eso es algo que le tiene que preguntar al Gobierno de Paraguay, que tomó la decisión de que el momento (de los ejercicios militares) no era el correcto.    

- ¿Podría reiterar los beneficios que hubiera traído ese ejercicio y si tiene que ver la interrupción al mayor acercamiento que tiene Paraguay  con los gobiernos que se muestran hostiles a Estados Unidos?   
- Desde mi punto de vista, el ejercicio iba a ser beneficioso para ambas fuerzas armadas. Es beneficioso para nosotros porque nos ofrece oportunidad de entrenarnos  con otras fuerzas armadas, para  trabajar en conjunto ante una situación de desastre, por ejemplo. Nos ayuda también a  apoyar a la población, construyendo edificios, carreteras, servicios básicos de salud, todo esto llevado a cabo en un solo evento.    
Volviendo sobre la razón, debería preguntarle al Gobierno de Paraguay sobre sus razones. Yo desconozco.    

- ¿Nuevos Horizontes pudo haber ayudado a prevenir los secuestros en la zona de San Pedro-Concepción? ¿Los operativos militares podrían ayudar a resolver este delito?   
- Resolver este delito es un asunto de las instituciones encargadas de hacer cumplir la ley. No es un asunto militar. El Gobierno de Paraguay es el que tiene que decidir si quiere que las instituciones de la ley trabajen junto a las fuerzas armadas.      
Es ahí donde existe la oportunidad de una operación conjunta. Pero es una decisión del Gobierno.    

- De un tiempo a esta parte se habla mucho de la existencia de grupos insurgentes de izquierda que están detrás de estos secuestros, al estilo de las FARC de Colombia. En el Comando Sur analizan esta situación? ¿Usted cree que las FARC prestan asistencia a estos grupos?   
- Así como está la región, no veo una amenaza militar convencional contra ninguna nación dentro de la región. Mi preocupación es la inestabilidad y la violencia que el tráfico ilícito está trayendo a la mayor parte de la región y el punto en que se crea un nexo con los grupos terroristas.    
Un ejemplo principal que tenemos ahora mismo en la región es lo que usted mencionó, las FARC. El otro grupo que está creciendo es Sendero Luminoso en Perú. Por lo tanto, es un tema que tenemos que mantener (en la agenda) entre los gobiernos y las fuerzas armadas. Si está dentro de la preocupación de Paraguay, depende de su decisión intercambiar experiencias relacionadas con  el tráfico ilícito y las actividades terroristas.    

 - ¿Cómo ve a las Fuerzas Armadas paraguayas?   
- Están pasando por un proceso de transición, cambios por los que nosotros hemos pasado antes. Hemos aprendido lecciones positivas y negativas. Estamos muy dispuestos a compartir estas lecciones si sirve de ayuda,  para aprender de nuestros errores pero tomando en cuenta su propia situación.    

- ¿Cree que están muy debilitadas?   
- Esa evaluación corresponde al Gobierno paraguayo. Nosotros tenemos una muy buena cooperación. Continuamos trabajando, realizando ejercicios, prestando asistencia humanitaria. Son cosas que nos ayudan a desarrollar en forma permanente nuestras capacidades.    

- Sectores críticos del Gobierno sospechan que el Gobierno busca darle una línea personalista a las Fuerzas Armadas, al estilo Chávez. ¿Cree posible?   
- Nosotros hemos estado trabajando con las Fuerzas Armadas por muchísimos años y no veo un cambio en ese sentido. El intercambio que llevamos continúa siendo el mismo de siempre y no creo que se altere.

 - Hay hipótesis de tensión entre Paraguay y Bolivia. ¿Es posible  que esto sea acicateado por Chávez, o cree improbable?   
- No quiero especular en cuanto a si (Chávez) puede o no. En las conversaciones que he mantenido con los líderes de las fuerzas armadas de la región he notado las estrechas relaciones que existen entre ellos.    

- ¿Qué opina de la carrera  armamentista, la compra excesiva de armas por Venezuela, Bolivia, Ecuador...?   
- He notado que las naciones están en tren de modernizar sus fuerzas armadas. Eso pasa en Venezuela, en Brasil, Chile. He escuchado que Perú está haciendo lo mismo. Pero veo que son procesos de modernización, de acuerdo con sus capacidades. El proceso que más me preocupa es el de Venezuela, que está comprando grandes cantidades de fusiles. Han comprado 100 mil hoy  y están construyendo una fábrica para producir más. Se trata de un gran número de armas. Mi preocupación es que es fácil para estas armas llegar hasta  los traficantes ilícitos. Es una gran cantidad de armas que hay que monitorear.    
No tengo ninguna indicación de que eso suceda, pero debido a la gran cantidad de armas, entonces, es una preocupación.    

- ¿Para qué necesitaría Venezuela tanta  cantidad de armas?   
- Como dije anteriormente, no veo que surja un conflicto convencional entre los Estados Unidos y ningún país de la región, o entre países en la región. Esta región tiene un historial de paz y capacidad   de trabajar entre las naciones. estoy seguro que esto va a continuar así.    

- ¿Cómo se entiende entonces esa hostilidad que existe hacia Estados Unidos?   
- El Comando Sur no tiene ninguna hostilidad contra ninguna fuerza armada, ni ningún país de la región. Nosotros queremos desarrollar relaciones con todo el mundo. Nuestro adversario común es el tráfico ilícito sobre el cual los militares tenemos solo una pequeña porción de responsabilidad. Requiere de la voluntad de  todos los gobiernos para lidiar con este asunto.    
Continuamos invitando a todos los militares de la región, excepto Cuba -porque estamos limitados por ley del Congreso de Estados Unidos de establecer cualquier tipo de relación con las Fuerzas Armadas de Cuba-, para  que participen en los ejercicios que realizamos. Es solamente la opción de cada uno de los países aceptar o no nuestras invitaciones. Los únicos que no nos han aceptado hasta ahora son Venezuela y Bolivia, pero tenemos muy buenas relaciones con el resto de los militares. Tenemos la predisposición y así queremos continuar.    

- En caso de golpe de Estado, ¿Estados Unidos vendrá en ayuda del Gobierno?
- No quiero especular sobre  lo que sucedería ante una situación así. Estamos trabajando para mantener nuestras relaciones democráticas.    

- ¿En esta visita usted trajo una agenda de operativos conjuntos próximos? ¿Hay  algo relacionado con la seguridad para San Pedro y Concepción?   
- Venimos aquí para trabajar en los tradicionales ejercicios que tenemos. El Gobierno de Paraguay debe decidir si se llevan a cabo estas actividades. Nosotros ofrecemos nuestra pericia, nuestras herramientas. Es Paraguay quien decide cómo utilizar estas herramientas, y utilizarlas de acuerdo a sus necesidades.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Viernes, 18 de diciembre de 2009