Martes, 23 de Octubre de 2018

Trabajo para los jóvenes debe ser la prioridad nacional de este Gobierno

Por encima del cruce de críticas entre Gobierno y oposición en la pulseada por cuotas políticas, la juventud tiene sus prioridades. Percio Piris, prematuro dirigente liberal, de 23 años, presidente del histórico Comité 1 Sajonia, estudiante de Derecho, hace escuchar el clamor de sus congéneres. “¡Falta trabajo!”. Sostiene que su partido tiene una oportunidad única de potenciarse, que pasa por la reforma de la Ley Electoral para el recambio de hombres.

-¿Cómo ve un prematuro dirigente liberal esta oportunidad única que vive el partido en el poder?
-Lo importante es que dirigentes de nuestro partido entraron a administrar algunos ministerios. La única experiencia que tuvimos hasta ahora es la administración de gobernaciones, de intendencias. Yo considero que el partido merece más espacio, porque es el sostén del Estado. 

-¿No le parece que están repitiendo los mismos vicios de los colorados? 
-Yo creo sinceramente que no. Los liberales que fueron electos por Lugo como ministros son los más destacados. No sé si porque soy liberal es que veo señales de cambio donde están ellos. Con Mateo Balmelli hay una nueva imagen de Itaipú; con Efraín Alegre se están acabando las licitaciones amañadas en el MOPC. El está cortando los privilegios de empresarios que monopolizaban siempre las obras públicas. Con Blas Llano comenzaron las reformas en las penitenciarías. Está detrás de una bolsa de trabajo para los jóvenes. Pienso que este punto es lo más importante que puede hacer este gobierno: promover el trabajo de los miles y miles de desocupados que hay en la juventud. Falta trabajo. Adonde vayamos, eso es lo que nos piden los de mi generación. 

-¿Cuál es la temperatura, la reacción de los jóvenes liberales ante ese ambiente conflictivo creado por la campaña oficialista para cambiar la Corte? 
-Yo, como estudiante de Derecho, sé que para cambiar se requiere de una mayoría de dos tercios para el juicio político de los miembros de la Corte. Eso es casi imposible de conseguir, así porque sí. 

-¿Lugo quiere arremeter contra los molinos de viento, como el Quijote, en este tema de la Corte? 
-Los políticos que apoyan las manifestaciones y las presiones es porque ven que es complicado llegar al juicio político. El reclamo es justo, pero yo no estoy de acuerdo con la violencia. Los delincuentes que integraron el gobierno anterior se armaron de un escudo jurídico. Planificaron bien. Sellaron una mayoría en la Corte y en la Fiscalía para que no se les toque. En el funcionariado también tienen un escudo laboral. No se les puede echar así nomás. Esa gente que quemó documentos en Itaipú es un ejemplo. No es fácil removerlos aunque cometan irregularidades. 

-¿Usted cree que Lugo está empeñado en implantar el socialismo? 
-Es ridículo. Hay mucha imaginación. No tiene asidero. Así como también es ridículo lo que dicen: que Federico le quiere golpear a Lugo. 

-¿No cree que Lugo esté armando una nueva fuerza propia con campesinos? 
-No creo. La realidad es que dio espacios al partido Liberal. Nadie puede negar. La consigna es apoyar al gobierno hasta donde sea porque, si fracasa, no veo tampoco un gran futuro para nosotros, como partido. Lo que hay es descontento porque coincidimos en que tiene que dar más espacio a los liberales por ese 80% de votos que le conseguimos los liberales. 

-Así como también los liberales le deben a Lugo... 
-Claro. Lugo prestó su figura para reemplazar a nuestros dirigentes desgastados. Por eso, es que nosotros solemos hablar en el comité (seccional), de aprovechar este momento para limpiar y fortalecer el partido a través de elecciones con listas abiertas...

-¿Cómo sería?
-Eso se podrá hacer solamente con el cambio de la Ley Electoral, para que cualquier persona, como yo, gente común y corriente, se pueda postular y pelear por un cargo en las mismas condiciones que los viejos dirigentes, viejos senadores, viejos diputados que se reeligen todo el tiempo gracias a la lista sábana. En cada elección se habla de compra de bancas. Eso es lo que tenemos que erradicar con una nueva ley electoral. 

-Pero ¿estarán de acuerdo los viejos? 
-Al presidente del partido le presentamos una petición en el local mismo de nuestro comité. En la nota decíamos que queremos un partido que motive las listas abiertas. Nuestro partido debe ser el impulsor principal del cambio de la ley electoral. Tenemos que dar una señal clara de nuestra determinación para llevar adelante el cambio. De otra manera vamos a seguir en lo mismo. La lista cerrada es la que permitió la entrada en el senado de Calé Galaverna, de Víctor Bernal, de Nicanor Duarte. Ellos se protegen de esa forma, con fueros, para no ir a responder ante la justicia. En el fondo, senadores y diputados de mi partido, con su pasividad permitieron esto porque en tantos años de democracia no consiguieron cortar los privilegios de los delincuentes de guantes blancos. Roban todo lo que pueden y encima el estado les paga un salario y les protege. 

-El sueño de todo ladrón... 
-Sí, y si cambia la Ley Electoral, los dirigentes, que siempre están muy arriba de todo y de todos, se verán obligados a bajar de su pedestal y caminar por los barrios como cualquier vecino. Vamos a tenerlos más cerca visitando correligionarios, y no como hacen normalmente, llamar por teléfono desde su escritorio a preguntar cuánto (dinero) necesitamos para una movilización... 

-Ellos son los que tienen el dinero... 
-El que trabaja conoce su entorno y su potencial. En las bases se consigue el voto, pero los que se eternizan en los cargos son los mismos. Eso pasa porque se puede pagar para entrar en la lista sábana. El que paga más tiene la banca que quiere. 

-En el Partido Colorado ya era patético... 
-Yo me acuerdo del 2003. Le ponían a Evanhy como candidata a senadora al lado de Nicanor y ella ni siquiera entró. El primero de la lista sábana era Nelson Argaña. Jamás le mencionaron a este señor porque era un espantavotos. 

-Pero era del primer anillo... 
-Por eso, repito, los jóvenes queremos competencia, igualdad de oportunidades. El futuro del partido depende de la competencia. Tenemos que dar señales de que el partido se mueve, que los comités se mueven. 

-No se escuchan tantas críticas desde las bases últimamente... 
-El problema va a ser cuando el partido tenga que competir de verdad en las municipales y en el 2013. Ojalá que los dirigentes se despierten pronto. Queremos un partido diferente en el 2013. Queremos gente nueva, creíble y comprable, pero comprable por la gente y no por la plata. 

-¿Los jóvenes pueden tener alguna gravitación para empujar el cambio? 
-Yo pienso que tenemos que seguir el ejemplo de los jóvenes que fueron fundamentales en la victoria de Obama en Estados Unidos. Hay que seguir su ejemplo. Los liberales tenemos que reconocer que en estas últimas elecciones aparecieron líderes jóvenes como Camilo (Soares). Aunque no ganó nada electoralmente hablando -seguramente por su radicalismo intolerante- muchos jóvenes, igual le siguieron. Tal vez será socialista pero los jóvenes no diferencian mucho las cosas desde el punto de vista ideológico. Lo que se busca son líderes que orienten, que convenzan con el ejemplo, más todavía si muestran los caminos para capacitar, para conseguir trabajo. 

-¿Y Lugo, puede llevarlos hacia esos caminos? 
-Me imagino que ha de ser difícil cambiar 61 años en pocos meses. En el tema económico, hay que darle a las cosas una solución paraguaya y no repetir como bendito, las recetas perimidas que vienen de afuera, como demuestra la crisis que enfrentan los países grandes.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Miércoles, 7 de enero del 2009