logo

facebooktwitterrss

EX PRESIDENTE DE BOLIVIA

No se puede aceptar gobernar desde la ruta

El boliviano Carlos Mesa Gisbert fue presidente de Bolivia desde el 17 de octubre de 2003 hasta el 6 de junio de 2005, obligado a renunciar por un movimiento social político callejero, al igual que su predecesor Gonzalo Sánchez de Lozada. Intelectual, periodista y político, el ex gobernante narra su tumultuosa experiencia en esta entrevista, muy válida como ejemplo para lo que se ve venir en nuestro país.

–¿Están confundidos los gobernantes en América Latina? 
Hay izquierdas con varios matices. En Paraguay, todo es incierto... 

–En el caso del presidente Lugo no está claro todavía cuál es el posicionamiento ideológico de la visión de izquierda que evidentemente es la que parece tener. 
De ahí puede surgir la palabra incertidumbre. No se ha delimitado con claridad hacia dónde va. Hay una expectativa, una esperanza. Yo mezclaría los conceptos esperanza e incertidumbre.

–¿Cuál puede ser el desenlace? 
–Eso es algo que lo estamos viendo de manera diferente en Bolivia, Venezuela, Ecuador, en Chile. Se dan respuestas de visiones de izquierda totalmente distintas. 

–¿Puede un líder apuntar hacia una línea de izquierda si el que lo sostiene patea con la derecha? hablando del caso Lugo. 
–No sería prudente de mi parte hacer un juicio específico sobre el tema de Lugo o de Paraguay. La definición de izquierda, de centro, de derecha, ya no es suficiente para entender los fenómenos que enfrenta el continente. Hay que empezar a reformular ciertos conceptos para entendernos. Lo que hay que romper son los dogmas. El dogma liberal: “solo el mercado, nada de Estado”. El dogma estatista. “El Estado lo tiene que controlar todo”. El sentido ideológico de decir “Estados Unidos es un mal socio, Irán es un buen socio”. No. Un buen socio es el que le da ventajas al país. A mí no me importa si ese socio es rojo, verde o anaranjado. La lógica de los dogmas, de las verdades absolutas, son nocivas en política. 

–¿No es riesgo volver a estatizar como en los 60? 
–Volver a los viejos vicios de un Estado que no funcionó sería un grave error. Y este es el riesgo de los movimientos políticos demasiado ideologizados que tenemos en América Latina. En Bolivia, por ejemplo, volver a la fórmula aplicada en el pasado nos puede llevar al desastre. 

–Uribe es muy popular en Colombia y es de derecha. Es más popular que Chávez en su país, que es de izquierda. ¿Dónde está la diferencia? 
–Si bien son cosas distintas y plantean propuestas ideológicas diferentes, tienen ciertos mecanismos de acción política interna muy parecidos. Ambos presidentes tienen niveles de popularidad significativos en sus países. La diferencia a favor del presidente Uribe es que el presidente Chávez está enfrentando problemas de abastecimiento, de inflación. Sus ingresos son muy altos y los resultados en la lucha contra la pobreza, 10 años después, no están dando los resultados que uno supondría que debería vivir Venezuela, dado los momentos de bonanza que ha atravesado. 

–¿Tiene influencia su perfil autoritario? 
–En Venezuela hay un control del Ejecutivo sobre los tres poderes, no solamente por defecto de Chávez sino también de la oposición. Esta decidió en un momento determinado abstenerse y no participar en las elecciones. Le dejó el espacio abierto. Es difícil cuando se queja de algo que usted cedió voluntariamente. Eso no justifica el hecho de que el presidente, con ese poder, por ejemplo, cierre un medio de comunicación o vulnere la libertad de expresión. Es una tendencia peligrosa en una democracia plural. 

–Después de Chávez, o en coincidencia, se produjeron en algunos países procesos violentos de cambio de gobierno a partir de manifestaciones callejeras. Usted mismo fue víctima... 
–Nadie puede respaldar ninguna acción violenta para promover el cambio. Yo en eso soy radical. A propósito de lo que usted dijo, yo renuncié a la presidencia, no porque el pueblo quiso que yo me vaya. Dejé el gobierno con el 50% de respaldo de la población. Lo hice porque no estaba dispuesto a ejercer violencia y sacar al ejército a las calles para recuperar el orden. No era la mayoría de la población la que me estaba destruyendo sino minorías eficientes organizadas intencionalmente. 

–Lograron su objetivo... 
–Lograron su objetivo en la medida que yo renuncié, pero no lograron su objetivo que era el recrudecimiento de la violencia. Yo logré el éxito de mantener la paz. Mi vocación por la paz es tan importante que hasta renuncié a mi derecho constitucional de ser presidente para evitar la violencia. La generación de violencia en pequeña, mediana o gran escala es riesgosa: uno sabe cuándo comienza y no cuándo termina... 

–Grupos minoritarios que no lograron conseguir bancas en el Congreso exigen desde la calle “democracia participativa” para ser incluidos en la discusión. ¿Le parece lícito? 
–Hay preguntas que cada sociedad tiene que responder a su manera. También hay que preguntarse si los que surgen son movimientos genuinos que reclaman una respuesta de una sociedad desigual o injusta. Es un error creer que la política terminará haciéndose en la calle. Si la política se hace en la calle acabará en la anarquía. Entonces, el límite de esas demandas tiene que ser una estructura democrática que se respete, y si la estructura democrática no funciona, hay que cambiarla democráticamente con nuevas reglas, pero que sean tan rigurosas en su cumplimiento como las que son sustituidas. 

–Muchos ya dicen que se gobierna desde la ruta... 
–No, no se puede. No se puede aceptar el gobierno desde la ruta. No se puede. Punto. Es un tema clarísimo. No hay discusión. No puede nadie legítimamente decir: “Yo tengo derecho a bloquear porque soy pobre”, porque en ese contexto cualquier argumento es posible. Permitir esto se convierte en una plaga que no tiene forma de derrotar, porque no va a faltar el argumento de la pobreza y de la marginalidad para hacer lo que se quiera. En consecuencia, la respuesta es no. No se puede gobernar desde la calle. 

–O invadir propiedades, destruyendo cultivos, máquinas, amenazando a propietarios... 
–No, por supuesto que el respeto de la propiedad privada es un elemento central en una democracia ordenada y organizada. Ahora bien, si una sociedad es excesivamente injusta, o excesivamente desigual, hay que encontrar respuestas a esos problemas, no por la vía de la violencia o la toma de tierras gratuita y absolutamente arbitraria. 

–¿Y Sánchez de Lozada acaso no quiso aplicar la ley, usted no quiso aplicar la ley, pero terminaron renunciando? 
–Son dos casos totalmente distintos. Sánchez de Lozada sacó al ejército a la calle y se produjeron 67 muertos. Yo decidí retirarme antes de ejercitar violencia. El presidente Sánchez de Lozada salió con el 8% de respaldo popular. Yo salí con el 50%. Cuando hay un descontrol de la sociedad no se resuelve todo diciendo cumplan la ley. Algo falla. 

–¿Falló presidente? ¿No supo ser líder? 
–En general lo que se hace es pagar facturas de la historia. No es que el presidente sea malo o bueno. Son acumulaciones históricas que alguien paga. Y le tocó al presidente Sánchez de Lozada. Nos tocó a nosotros atravesar un momento de transición histórica. 

–¿Cometieron algún error craso? 
–Sí. Se cometieron errores muy graves. Claro que sí. No se respondió adecuadamente a demandas históricas que en un determinado momento había que responder. En mi caso yo llevé adelante un proceso de cambio y los grupos ultraconservadores creyeron que yo me iba a apropiar del espacio político. El presidente Morales, cuando era oposición, creyó que yo me estaba comiendo parte de su electorado y tanto a la derecha como a Morales les interesaba desestabilizarme porque yo estaba en un protagonismo muy poco conveniente para sus intereses específicos. Hay que preguntarse por otra parte si el orden constitucional existente es suficiente para responder a las demandas de una sociedad que está atravesando un cambio. Eso es todo. 

–Se habla mucho cada vez más de que los conflictos son artificiales, importados de países donde ya se aplicaron, para imponer nuevas ideologías. 
–Sin duda el efecto de influencia de lo que se está viviendo en otros países va a generar modelos que son imitados en el país que no ha vivido experiencias como esas. Vuelvo a decir, son cosas totalmente artificiales o hay alguna razón que tenga que ver con las condiciones de la sociedad, con los niveles de pobreza, con la exclusión, con la discriminación, que de pronto no han sido encaradas adecuadamente. Desconozco la realidad social y política de Paraguay. Ustedes están atravesando un momento de cambio muy importante y empiezan a vivir experiencias nuevas y van a requerir respuestas nuevas para preguntas nuevas, pero la ley, mientras esté vigente, hay que aplicarla. 

–¿Con cuál sistema usted simpatiza más, con la de Uribe, con la de Lula? Chávez está visto que no. 
–La propuesta de Lula es la más razonable, la más sensata. Es una izquierda con responsabilidad social. Se preocupa por la gente más desposeída. Diría yo que en el contexto de la socialdemocracia es que uno puede encontrar un camino de respuesta en América Latina. 

–¿No hay acaso una relación directa entre la supervivencia de un modelo populista como el de Chávez y la prosperidad coyuntural de su gobierno? 
–La prueba de fuego de los que están apostando como Chávez, Correa o Morales, al llamado socialismo del siglo XXI se viene ahora. Se acabó la época de las vacas gordas. Entraremos a administrar vacas flacas. ¿Sobrevivirá el socialismo del siglo XXI? Eso lo veremos en el 2009 y el 2010. 

–¿Es posible que un líder solo, rodeado de su círculo áulico, pueda tener fuerza para imponer su rumbo, sin tener un pedestal en el Congreso? 
–Mi única respuesta en este caso solo puedo darlo en función de mi propia experiencia. Yo fui un presidente independiente. No tuve partido político. No milité en el partido del presidente Sánchez de Lozada al que acompañé como vicepresidente. Cuando llegué a la presidencia me mantuve como independiente. Eso tiene virtudes. Tiene ventajas. Pero a la hora de la política, a la hora del respaldo, si usted no tiene un parlamento, un partido, una estructura que le apoye, el riesgo del fracaso es alto. Es lo que puedo decir. No podría meterme en el tema interno del presidente Lugo.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Domingo, 21 de diciembre del 2008

RENUNCIA DE MADURO ES UNA POSIBILIDAD

Venezuela es un drama tremendo, afirma diputado

Venezuela es un drama tremendo, afirma diputado

Venezuela es un drama tremendo. Por eso la gente ya no tiene miedo a las balas, describe el diputado venezolano Leomagno Flores, uno de los puntales de la movilización popular “Basta ya”, que se manifiesta contr ...

 

Paraguay Watches Odd Urban Gold Rush

Paraguay Watches Odd Urban Gold Rush

They appeared out of nowhere, making a mess, operating without a permit and disrupting the football season by luring gawkers. But who can resist 10 tons of buried gold? That's what a team of 20 men ...

 
Paraguay no debe volver aceptando la incorporación de facto de Venezuela y su presidencia

La única opción de Paraguay en el Mercosur

El presidente electo del Paraguay, Horacio Cartes, y sus asesores han expresado que el país no retornará a un Mercosur presidido por Venezuela, país incorporado ilegalmente como miembro pleno ...

 
TRENTO Y SUS ENFERMOS TERMINALES

Paraguay tiene una capacidad de sufrimiento como nadie...

Paraguay tiene una capacidad de sufrimiento como nadie...

“Conozco otras culturas y comparo con esta del Paraguay y llego a la conclusión de que este pueblo tiene una capacidad para sufrir y soportar el sufrimiento como nadie”, señala el padre ...

 
“CREO QUE ALGO APORTÉ AL FÚTBOL”, AFIRMA

Leoz aclara que se fue de la Conmebol por cansancio y no por corrupción

Leoz aclara que se fue de la Conmebol por cansancio y no por corrupción

El expresidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Nicolás Leoz, aclara que se retiró del fútbol por cansancio y no por las acusaciones de corrupción que se vent ...

 
FUERA DE LAS ELECCIONES MUNICIPALES Y NACIONALES

Jueces electorales deben atender pleitos en la justicia ordinaria

Jueces electorales deben atender pleitos en la justicia ordinaria

El conocido especialista en asuntos electorales Rigoberto Zarza, con más de 30 misiones como observador de elecciones en el exterior, recomienda optimizar los gastos del Estado y sostiene que los jueces de ...

 

Paraguayos preparan quema de Judas en tradicional Fiesta de San Juan

Paraguayos preparan quema de Judas en tradicional Fiesta de San Juan

Los paraguayos se aprestan este fin de semana a quemar sus Judas en la Fiesta de San Juan, una tradición de la colonia española profundamente arraigada en la cultura popular, que tiene el sello guar ...

 
ALARMANTE CANTIDAD DE MUERTES Y DE CESÁREAS

Salud de la mujer debe ser prioridad de Cartes

Salud de la mujer debe ser prioridad de Cartes

  La alarmante cantidad de muertes de mujeres en el parto y de cesáreas innecesarias tiene que estar entre las prioridades de Horacio Cartes, según el médico obstetra Vicente Battagl ...

 
ABREU PROPONE CONFERENCIA DIPLOMÁTICA ENTRE PRESIDENTES

“Mercosur es un velorio de cuerpo presente, no existe”

“Mercosur es un velorio de cuerpo presente, no existe”

  El excanciller del Uruguay Sergio Abreu, precandidato a presidente de su país con miras a las elecciones de 2014, pega duro a los gobernantes del Mercosur y de la Unasur. “El Mercosur es u ...