Miércoles, 21 de Noviembre de 2018
img

Me acusan de un asunto en el que no tengo nada que ver

“Me acusan de un asunto en el que no tengo nada que ver y en el que ni siquiera hay un daño al Estado. Evo Morales, dentro de su proyecto hegemónico trata de confundir presentando múltiples denuncias de corrupción sin ningún sustento contra líderes de la oposición”, dijo a ABC el gobernador derrocado de Tarija, refugiado en el Paraguay, Mario Cossío.

El político, que aguarda la decisión de la Comisión Nacional de Refugiados (Conare) para obtener la residencia permanente en nuestro país como perseguido político del Gobierno boliviano, aclaró que su caso no se trata de una acusación por un desfalco de 190 millones de dólares como quieren dar a entender sus enemigos políticos del Gobierno, tal como difundieron algunas agencias noticiosas.   

“La excusa que les sirvió para derrocarme es una acusación fiscal por la falta de cobro de una póliza de seguros que no excede los 190.000 dólares ó 1.339.000 bolivianos (la moneda de su país), fruto de un incumplimiento de contrato”, explicó.   

“Es el valor de la póliza de garantía que contrató el Servicio de Caminos, un ente autárquico que no depende de la Gobernación. Es el 7% del valor del contrato. La empresa adjudicada (Inbolsur) tenía que proveer 2.918 toneladas de asfalto y solamente proveyó 918 y se le pagó por eso. Al aumentar el precio del asfalto no cumplió con las 2.000 restantes. El Servicio de Caminos no le pagó por el faltante y, además, mandó ejecutar la garantía de la póliza”.   

“Como la aseguradora no quiso pagar la póliza, yo le hice un juicio a esta empresa y el fiscal la liberó. Entonces, yo le hice un proceso penal al fiscal (Gilbert Muñoz). Inmediatamente el fiscal me acusó e hizo aplicar la ley inconstitucional que permite remover a los gobernadores por una simple acusación fiscal, ni siquiera por una sentencia ejecutoriada”, manifestó.   

Reiteró que el valor de la póliza por incumplimiento es de 190.000 dólares. “No ha habido ningún daño económico. Solo se pagó lo que se  recibió y, al contrario, iba a haber un beneficio adicional para el Servicio de Caminos si se ejecutaba la póliza por incumplimiento”.   

Al remarcar “lo ridículo” del móvil de su destitución por la simple acusación de un fiscal, a pesar de ser un gobernador recientemente electo (el 4 de abril) por el 50% de los votos del electorado, Cossío dijo que su caso no es un problema de ejecución de pólizas de seguros, sino de persecución política.   

Calificó de maliciosa la opinión de algunos dirigentes izquierdistas del Paraguay que lo tildaron de  político de derecha complicado con la corrupción.

“Yo no tengo nada contra la izquierda ni me considero hombre de derecha. Hay formas de buscar la igualdad social como nosotros lo estábamos consiguiendo en Tarija. Lo malo no es  la izquierda. La igualdad social se puede conseguir en democracia, en libertad, y no en dictaduras. Esa es la diferencia que tengo con Evo Morales”, subrayó.   
   
“Me considero un progresista, pero demócrata. Lucho para defender a los pobres. Es lo  que estábamos haciendo en Tarija, el departamento con menos desigualdad social de Bolivia. El camino no es la dictadura. Es la democracia”, enfatizó.

Hugo Ruiz Olazar
Publicado en el Diario ABC Color
Martes, 28 de diciembre de 2010